5 del domingo a las 10

 

Desde hoy, domingo 21 de febrero de 2016, voy a escribir semanalmente una entrada que contenga 5 cosas que haya aprendido en la semana. Algunas cosas serán obvias para usted -bien por usted- pero para mí no, otras serán un aprendizaje mutuo. Esta entrada la publicaré a las 10:00 PM, hora en la cual estamos haciendo trabajos para la universidad, colegio, instituto, centro de validación, etc., y necesitamos un respiro para seguir adelante. Si tiene hijos, seguramente estará haciendo la maqueta del sistema solar, llenando las vocales con lentejas o buscando medio pliego de cartulina que el niño tiene que llevar el lunes al colegio. Para que se relaje un poco, o se acabe de estresar según sea su gusto musical, al finalizar cada escrito encontrará la canción que más escuché durante la semana y una breve descripción del porqué la escuché tanto. No siendo más, hagámosle con las primeras 5.

1: No se dice a grosso modo, se dice grosso modo.

Es muy común que la gente quiera dárselas de inteligente y cambiar un “más o menos” por un a grosso modo. Lamento decirles que han dicho esa expresión mal toda su vida. No es a grosso modo, es grosso modo. Grosso modo es una expresión que viene del latín y que en castellano sirve para decir: en líneas concretas, en general, más o menos, aproximadamente. Por lo tanto no se puede agregar una ‘a’ al principio de la expresión. Es como decir: a en líneas concretas, a en general, a más o menos, a aproximadamente. Esta es, grosso modo, una explicación de la utilización de este término.

2: Inmarcesible.

Esta palabra está en nuestro himno nacional, el segundo himno más bonito del planeta –de los mismos creadores del estudio en el cual somos el país más feliz del mundo-. Deberían venir a verificar ese estudio un lunes a las 6:00 AM con 1000 personas metidas en un H15 que van rumbo a ganar un salario mínimo. Bueno, sigamos. ¿De qué les hablaba? Ah, inmarcesible. Realizando un proyecto para la universidad, me di cuenta que mucha gente, incluido yo, no sabía qué era inmarcesible. Palabra que –ensaye y verá- gritamos cuando cantamos el himno nacional. Me fui a al diccionario de la Real Academia Española (RAE) y este fue el resultado, anote pues. Inmarcesible: Que no se puede marchitar.

3: INRI.

Se acerca la semana santa y es bueno tener claros términos como INRI. Pilas con confundir INRI con “la Inri” (mujer medio peligrosa de los barrios populares). Eso fue un chiste muy flojo, ya la edad y la hora, sigamos. En la iglesia católica, a la cual no voy desde mi primera comunión, aparece Cristo colgado sobre la cruz con un letrero encima que dice INRI, sigla de la frase latina IESVS NAZARENVS REX IVDAEORVM, traducida al español como: Jesús de Nazaret, rey de los judíos. Ese es el significado de la sigla, si ya sabía y le impresiona que yo no, le recuerdo que desde la primera comunión no voy por allá y a la catequesis iba porque había una pelirroja que me traía loco cuando pequeño. Así que de aprender, poco y nada. ¿Qué será de la pelirroja? Si estás leyendo esto por favor llámame.

4: Los viejitos se mandan fotos calientes por WhatsApp.

Una de las ventajas de ser un hombre alto es que cuando voy en el bus puedo leer conversaciones ajenas de WhatsApp. Lo sé, eso no se debe hacer, pero esta semana de repente me topé con un brasier rojo en la pantalla de un Huawei. Nada que hacer. Miré al dueño del celular y era un viejito. Los abuelos con WhatsApp creen que las pantallas son vistas sólo por ellos, la prueba, el abuelo del bus. El abuelo llevaba su celular a unos 50 cm de distancia entre su mano y los ojos, una imagen de un brasier rojo en su pantalla y arriba el nombre de Cármen, chat abierto y esperando, él y yo, qué escribía Cármen después de enviarle la foto de su brasier. El mensaje llegó: “esto puede ser tuyo esta noche”, decía. Quería saber qué iba a responder el viejito, pero no, el viejo entró en nervios, no sé qué pasó, guardó el celular y me jodió, me dejó sin más historia que contar.

5: Hay que tender la cama un sábado antes de salir.

No hay nada más rico que descansar un fin de semana en casa, metidos en las cobijas, con el novio o la novia viendo películas y pidiendo domicilios. Esto dura hasta que a los profesores de la universidad les da un ataque y mandan trabajos para hacer el fin de semana. Normalmente cuando esto pasa hay que salir temprano de la casa para encontrarse con los compañeros en un punto neutral de la ciudad, es decir, cualquier parte menos en Suba. Por lo general uno sale de afán, medio bañado y con un yogurt en la maleta para tomarse en el bus. Ese es el desayuno. Se hace el trabajo con los compañeros, termina uno cansado y al mismo tiempo promete llegar a la casa a terminar lo que quedó pendiente o demás trabajos que hay. Tuve que hacer esto el sábado. De regreso a casa pensé en el qué y cómo iba a hacer los demás trabajos para dejarlos listos y así acostarme a dormir tranquilo y disfrutar el domingo. Estaba todo planeado, estaba más firme que los músicos del Titanic. Llegué a la casa, tomé algo, abrí la puerta de mi cuarto y vaya delicia con la que me encuentro, una cama destendida con las almohadas puestas en su lugar, un espacio que decía venga se acuesta, unas cobijas frías que decían arrúncheme, una cortina cerrada y dos controles del televisor encima. Todo se fue al carajo, qué planes ni que nada, mañana (hoy) hago los trabajos. Y aquí me tienen, 10:00 PM y escribiendo después de hacer trabajos, no pude hacer nada de domingo porque me la pasé durmiendo desde ayer a las 5:00 PM y hoy tocó hacer trabajos. El único consejo que les doy es que dejen la cama tendida los fines de semana cuando salgan de afán, al regresar a casa y ver esa cama así, con el huequito para uno meterse, no hay poder humano que se niegue a terminar dormido y dejar de hacer cualquier labor por importante que sea.

La canción que más escuché en la semana.

Para muchos, porque me lo han dicho, Soda Stereo tiene mejores canciones que Prófugos, lo respeto. Para mí esta canción es una de las mejores de Soda. Los dejo con 5:52” de pura fuerza en vivo de Cerati y sus muchachos. Que pasen una buena semana de parciales, exposiciones sobre el átomo, validación de 6° y 7° en una semana y demás personas que leen. Pelirroja, llámame.

Anuncios

Un comentario en “5 del domingo a las 10

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s